martes, marzo 06, 2007



SCOTTIE SCOTT
“Margaret Rose, Scottie, Gringa, Piolín, Doctora Snoopy- tantos nombres para una gran amiga; puro talento, puro amor, pura música.
Gracias por tu cariño incondicional, por la comedia y el drama, por las risas a mandíbula batiente, por los llantos con hipo, por la complicidad, la picardía, gracias por cuidarnos, por amar la vida, por ser tan luchadora, por ser tan única”.

Así te despedimos tus amigos ese 3 de marzo y nos quedamos tan tristes y huérfanos que yo al menos aún no puedo pensarte como alguien que ya no está. Quise hacer muchas cosas, sin embargo no pude hacer ni una página web, una fundación, un libro, una foto, quedé demasiado triste y seguramente siempre lo voy a estar. Otros tendrán que descubrirte, descubrir tu música, descubrir tu arte.
Entre las cosas que guardo de tí hay una carpeta que dice Temas Pendientes, llena de pentagramas, letras a medio terminar, llena de tu alma. De ahí esta letra que es reflejo de tí, la canción se llama La Gran Felicidad y nunca ha sido grabada.

"Y he aprendido a recibir de cada día
lo que me quiera regalar a mi la vida.
Son mis montañas
y esa rama que se mece en la ventana ...
es el silencio frente al mar
y la dicha de cantar ...”

9 comentarios:

mayra! dijo...

Hola!!!

qué penita :(
una canción a medio terminar... quizás eso es lo que nos quede de ella...
como música -que trato de ser- puedo decir que dejó algo de sí en cada verso, concluido o no, en cada nota; que se deslizó por cada acorde hasta hacerlo un arpegio, y que perdurará su esencia mientras le recordemos...
muchos besitos para ti...
yo tampoco puedo hacer un libro, sólo tengo un blog, y trato de enfocarme ahí...

muchos besitos :)

bye!!!

Andrea Tessa dijo...

Hola carmencita:
Aunque no lo creas, el sábado me acordé una barbaridad de la gringa, de cuánto hace falta, de cómo nos reíamos de todo. Fue mucho que la Scottie se fuera a pocos meses que tambien partiera mi viejo. Fue demasiada la pena para tan poco tiempo transcurrido. Creo que es un deber juntarnos como lo hicimos antes, a tomarnos un vino, a recordarla, a reirnos de idioteces y a escuchar sus canciones... yo estoy disponible!! beso, Andrea

carmen fulle dijo...

Andrea, que buena idea eso de juntarnos a escuchar su música, a reírnos y tomarnos un vinito.
Lo voy a organizar y te aviso
Un abrazo

Mary Rogers dijo...

Son tres meses seguidos en que la gringa está más presente que el resto del año. Cumpleaños, festival y marzo. ¡¡¡Y se echa tanto de menos!!! ¡Tanta risa y tanta música compartida! (te confirmé en el mail lo de la junta)
Abrazos y nos vemos luego

Paula dijo...

Lástima estar tan lejos

me encantaría participar


Un abrazo, Carmen

Eduardo Valenzuela dijo...

Querida, estimada y recordada Carmen:

No sabes el gusto que me da saber de ti y a través de tus palabras, pensamientos, fotografías, etc., poder traer a mi memoria, a mi presente, a esta gran amiga que tuvimos la suerte de tener y conocer: “La Gringa”.
Aun recuerdo hasta el día que la conocí, cuando de intrusos, con otro amigo tratábamos de tomar fotografías para carátulas de discos y nos topamos en los pasillos de IRT, cuando tenía sus oficinas en la calle Bustamante. Esa fue la primera vez que hablé con ella. Antes la había visto en una tienda de discos en la Plaza Las Lilas.

Para mi fue un ejemplo de mujer por su valentía y coraje, siempre dijo las cosas de frente y cuando cometía errores (que todos cometemos), era la primera en darse cuenta y enmendarlos.

Gracias a ella mi vida tuvo un giro inesperado, me dio trabajo, me dio compañía, gracias a ella ingresé a un sello discográfico (RCA) y pude ser el cantante y compositor que soy hoy. Creyó en mi y me dio la fuerza que me faltaba para tirarme al agua solo, sin Los Trapos, quienes siempre encontraron que cantaba mal.

Entre mi colección de vinilos, tengo algunos que eran de ella, quedaron en mi casa y no quedaron por olvido, quedaron porque ella sabía que cuidaba las cosas tan bien como ella lo hacía y confiaba en mi: “guárdalos tu”. Son recuerdos que tengo de cosas que fueron de ella, aparte de todo el legado intelectual y musical que no tiene precio.

Años componiendo juntos música para teleseries, temas principales e incidentales, jingles, etc., haciendo arreglos para sus temas tratando de interpretar sus ÑAU!!, “en esta parte quiero un ÑAU!!”. Me costó saber lo que significaban, pero pude interpretarla al fin. Paseos a la playa donde me tenía de chofer en su Toyota plateado, sus almuerzos con brócoli cultivados por ella en el jardín de la Chelli.

Gracias a ella te conocí a ti, también doy las gracias por eso ya que siempre te he tenido mucho cariño y admiración, ¿te acuerdas de UMBRALES?, nuestro primer trabajo juntos.
Aunque no te demuestre mi cariño llamándote o visitándote, estás muy presente.

Y por esas cosas del destino, me transformé en un ermitaño y aparece nuevamente “La Gringa”. Hablamos como nunca antes lo habíamos hecho, a corazón descubierto, me sacó de mi cueva y me hizo ver la luz nuevamente. Yo la de la tierra y ella a los pocos días la del cielo.

gonzalo dijo...

este mundo está entrecruzado y lleno de amor.

gonzalo dijo...

qué idioma habla tu alma en este otoño?

eduardo waghorn dijo...

Como músico te digo: GRAN música.
Gran pérdida también...