domingo, agosto 13, 2006


Gonzalo Pérez, psicólogo, astrólogo, humanista, amigo :

Los felices aplican la receta de todas las sabidurías: avanzan honestamente por los caminos que elige el corazón, y dejan que el mundo siga su proceso. Confiando, con motivo, en la inteligencia suprema de la vida.

http://www.gonzaloperez.cl

10 comentarios:

Sir Frank dijo...

Nuevamente, estimada Carmen, me sorprende con una nueva fotografia...
Pero que gran talento tiene usted... ojala pronto se de su expocicion para ser el primero en la fila.
Muchos Saludos,
La Morsa.

17:00 dijo...

parece que somos dos capricornianas padeciendo de lo mismo....
gracias por tu recordatorio afortunado.
mientras esperas, estás cordialmente invitada a la exposición que preparo y que me tiene lejos de este sistema de visualidad.
te espero en galería animal para el mes de octubre. saludos muy pero muy cordiales

paul en el zenit dijo...

sabes creo en lo que dice el
lo extraño
es lo difivl que es seguir ese camino
que se ve facil
que es mas eclectico
mas integrador
pero a la vez mas etereo
creo a su vez que la sabiduria en demasia es un vuelta de tuerca innesesaria,
creo mas en el
zazen
saludos
paul

mayra! dijo...

Hola!!!

gracias por tu visita en mi blog :D
Dejar que la vida siga su curso, y caminar honestamente: eso es lo que trato de hacer :) me gustó mucho ^^ un besote
te leo ;)

bye!!!

loxoscelesreclusa dijo...

yaaaaaawn
(yawn)

Pacita dijo...

Estimada Carmen !!!! Que gusto poder tener tus escritos tan interesantes y tu talento a todita nuestra disposiciòn !!
Te conocì hace como 15 años en la acdemia de baile donde solìa tomar clases de GYM jAZZ
UN GUSTO PODER LEERTE .!!!
Cariños

ARTISTAS DE BUENOS AIRES dijo...

Hola Carmen,
Bienvenida a mi blog...
mil gracias por tus comentarios.

un beso grande de Buenos Aires !

ANGIE

gonzalo dijo...

Fabulosas las imágenes de tu hogar.

Tomás dijo...

qué gran mensaje- en foto y texto- y que ganas de que todo el mundo (al menos el mundo que nos rodea en forma inmediata) entendiera eso.
Un abrazote

Mary Rogers dijo...

No era Tomás... era yo
besos